La partida Torra-Rajoy-Urkullu

Rate this post

El president Quim Torra sabía dos cosas al incluir a los cuatro consellers de la discordia. La primera, que la posición jurídica de Mariano Rajoy era muy débil para impedir su nombramiento; la segunda, que su posición política era no menos frágil por su ansiedad para aprobar los presupuestos este miércoles 23 de mayo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reaccionado políticamente salvando durante algunas horas el órdago apelando a Pedro Sánchez y Albert Rivera, y dejando en suspenso la publicación de los nombramientos con el argumento de “se va a proceder a analizar la viabilidad de su publicación”.

Pero sabe Rajoy dos cosas: que no tiene facultad para “no publicar” los nombramientos y que la fórmula de “proceder a analizar la viabilidad de su publicación” le permite ganar algo de tiempo pero muy poco.

El factor tiempo es muy relevante porque no es una partida bilateral Torra-Rajoy sino una partida a tres: Torra, Rajoy, y last but not least Urkullu.

Rajoy está haciendo algo que no puede hacer o que está fuera del decreto de aplicación del 155 de intervención de la autonomía catalana: no publicar los nombramientos. No tiene el Gobierno ninguna facultad para hacerlo.

¿Que no puede impugnar el nombramiento?

Esto sí puede hacerlo. Pero para impugnarlo tiene que publicarlo antes. Si no se publica, el hecho no existe.

Rajoy goza de la prerrogativa del 161.2 de la Constitución que con un recurso ante el Tribunal Constitucional paraliza una decisión de la Comunidad Autónoma.

Bien. Pero para ello el curso de acción es el siguiente: se publican los nombramientos, el gobierno elabora un recurso de inconstitucionalidad contra los cuatro consellers nombrados y plantea la suspensión automática de ellos. Rajoy sabe además otra cosa: en dos o tres semanas, al quedar firme el auto de procesamiento de aquellos procesados por rebelión y que están en prisión o tienen “acordada” la prisión (Puigdemont, Comín, Turull, Rull), quedarán suspendidos por la aplicación del 384 bis de la ley de Enjuiciamiento Criminal.

Pero para seguir el curso de acción descrito Rajoy tiene que acudir antes al Consejo de Estado y solicitarle que apruebe el recurso ante el Tribunal Constitucional. Pero, una vez más, necesita el hecho: la publicación de los nombramientos.

El Consejo de Estado ya le ha dicho una vez que no a un recurso preventivo (caso de la candidatura de Carles Puigdemont). Por tanto, ya sabe Rajoy que le respondería si antes no se publican los nombramientos.

¿Por qué Rajoy no ha optado por esta vía? 

Porque no tiene tiempo. Porque publicar los nombramientos y acudir al Consejo de Estado y luego al TC y obtener la suspensión automática lleva días. Y Rajoy necesita sacar adelante los presupuestos este miércoles 23.  Y depende de Urkullu.

Pero algo tendrá que resolver sobre la “viabilidad de la publicación” de los nombramientos. Porque el tiempo se agota. Y al dejar en el aire la publicación de los nombramientos puede haber dado un paso en falso si…no cuenta con la solución de fondo.

Anar a la font

Powered by WPeMatico

Translate »